PP

LA ENCUESTA INFALIBLE (LAS CROQUETAS DE MI ABUELA)

No sorprendo a nadie si digo que me fío mucho más, en lo que a encuestas electorales se refiere, de mi madre o de mi abuela que de ‘Joao’ Félix Tezanos ‒o de cualquier mentirólogo de estos‒. Solo daría la máxima confianza a JFT en ‘las cosas del comer’, ya que he oído que es un magnífico cocinero, y eso que mi abuela ‒como todas las vuestras‒ hace las mejores croquetas del mundo. Pedro Sánchez no tiene abuela, pero tiene a Tezanos.

Como todo español soy un experto forzoso en el asunto de las urnas. Los meses pares voy a cortarme el pelo y los impares acudo a votar. Decía un estudio que siete de cada diez parejas en España se conocían en colegios electorales, y no me extraña: las monjas de clausura están saliendo más que Pipi Estrada; pronto habrá que llamarlas ‘de apertura’: de Amnesia y de Pachá. Los abuelos asilados también sufren las consecuencias del exceso democrático, no se ha visto tanta silla de rueda ni en un catálogo de Echeniques: hasta los nietos de Franco han sacado al yayo a pasear.

Pero yo venía a hablar de mi abuela. Barómetro infalible. Ella siempre había votado al PP hasta que se presentó Cs a las elecciones de 2015, y entonces le convencimos ‒mi madre y yo‒ para que dejara de echarle Puleva ‘Peques 3’ a las croquetas (sabían demasiado dulces). También le persuadimos de que votara a Rivera. Y así lo ha hecho hasta las inminentes elecciones, cuando sacó el dedo índice a pasear y dijo: “Y una leche pal’ Naranjito”. Se acogió a lo del voto útil y además ha vuelto a echarle la leche sobrante de mi primito a sus croquetas.

Pero este mediodía, pasado El Debate ‒menos mal que no lo vio‒, mi abuela me pidió que le subiera las cartas del buzón, que llevaba dos semanas sin vaciar. Le iba pasando uno a uno los sobres diciéndole de qué eran. Me hizo tirar a la basura las papeletas del PSOE, VOX y Podemos, además de dos multas del Ayuntamiento. Se quedó en la mano la carta electoral del PP, la de Cs y la propaganda del Lidl… “Toma, anda”, me decía justo después dándome el sobre del Partido Popular y haciéndome sentir un poco como un tal M. Rajoy.

Se ha pasado la tarde en el sillón leyendo una y otra vez la carta de Cs y el folleto del Lidl. Si todo va sobre ruedas, el domingo volverá a dar su voto de confianza al partido de Arrimadas. Aunque con las buenas ofertas que presenta el supermercado alemán ‒“mejor precio y calidad”‒ lo mismo mete el folleto amarillo en la urna.

Cal y arena

Mi primer recuerdo con Teófila es prestado. Correteaba, con apenas cuatro años, al sol del paseo de domingo junto al mar. La mujer rubia, en campaña, se paseaba elegante y nueva, buscando las manos, los ojos y los labios de los vecinos. Topó frontalmente con el chiquillo que era, se agachó a la carantoña y descorché -con el descaro reservado a los primeros y últimos compases de la vida- el pensamiento inocente y feliz: “¡Hola, Rafaela!” Su sonrisa fue el voto de confianza de mis mayores.

El otro encuentro que conservo en la memoria es propio y más reciente. Diecinueve años después, ella en el ocaso de su mandato y yo en el amanecer de mi profesión, nos cruzábamos cada viernes prensa y gobierno. Tras la perorata de la alcaldesa, se ponía, resignada y con prisas, a disposición de los que inquirían: yo entre ellos. En una de esas debí tocar una tecla incómoda y ella solventó el picor con descortesía y arrogancia: “Usted es muy joven para conocer ese asunto”, zanjó.

Así fueron sus 20 años al frente: una de cal y una de arena. La mejor alcaldesa que tuvo Cádiz. Y también, la peor.

La Secta y La Sinrazón

La Secta y La Sinrazón son grandes y (no presuntos) culpables de los dos males epidémicos que sufre España: Podemos y el Partido Popular; de los que derivan el resto.

La Secta y La Sinrazón han creado dos monstruos que ríen cínicamente, mientras se suicida nuestra enajenada nación: Pablo Iglesias Turrión y Mariano Rajoy Brey.

La Secta y La Sinrazón tienen un denominador común: están financiadas por el Gobierno, personificado en Soraya Sáez de Santamaría, que maneja los hilos de Atresmedia. Beneficiarios directos de unas nuevas elecciones que les reportarán más plata por share y más sobres dentro del cristal.

La Secta y La Sinrazón son la alienación del pensamiento, el pastoreo del redil y el toreo del eral, el circo del pueril populacho nacional; escasamente culturizado y ampliamente manipulado. El Plasma de 36” y la estantería vacía. El que se piensa que el argumento central de El Quijote versa en torno a los molinos, pero que te recita en verso la lista de los depositarios panameños.

La Secta y La Sinrazón suponen el retorno al ‘Españolito’ machadiano. Es el neoguerracivilismo. El maniqueísmo: rojos y azules. La jibarización de la política. La erradicación de la primavera y del otoño. La capullización de la rosa y del azahar.

La Secta es García Ferreras y es Wyoming: el comunismo en yate y traje de chaqueta y las continuas lecciones de moralidad farisaicas. Es la degradación del zapaterismo. La Secta ha sido el trampolín del chavismo patrio personificado en la coleta y la camisa de leñador. La secta es la promotora de la telecracia parlamentaria. La Secta es el azote pactado del y por el Partido Popular. La Secta es “Telecorrupción, ¿digame?” Es la pasarela redentora del hacha y la serpiente.

La Sinrazón es un panfleto que no vende tres ejemplares y se sustenta por el interés político. Regala dvd’s los domingos para justificar su trabajo, para blanquear sus ingresos. La Sinrazón es Marhuenda, la personificación de la tertulia, la adhesión inquebrantable a la gaviota, el escarnio del periodismo que es arrastrado, en pos de billetes y vanagloria, por los platos televisivos y estudios radiofónicos. La ubicuidad mediática falaz. La continua felación gubernamental.

Obviamente, La Secta y la Sinrazón tienen un objetivo común: la defenestración y aniquilación del Partido Socialista, y de paso llevarse por delante a Ciudadanos y al que se oponga a su catódica teatralización política.