primos

Una fábrica de primos

Mi amigo Casimiro siempre ha sido un tanto especial en sus relaciones familiares. Una noche estabamos en Granada de marcha, y entre cerveza y cerveza nos dijo que había quedado en un rato con su primohermano, que vivía por allí, para conocerlo: Casimiro tenía por entonces 22 años; su primo, 20.

El encuentro, el saludo, fueron extraños; la situación, violenta: era como quedar con un primo por Tínder. Un completo desconocido que es sangre de tu sangre y que además tiene tu misma jeta. Mi amigo Casimiro asumió aquello con naturalidad, como si la hermana de su madre recién hubiese parido a ese primo suyo, tras 20 años y 9 meses de gestación. A día de hoy son inseparables, juegan al escalextric, dan patadas a un balón y planean gamberradas juntos: niñerías. Tratan de recobrar su inexistente infancia compartida. A veces resulta algo ridiculo verles con pantalones cortos y barbas cerradas cazando saltamontes con una botella de plástico.

El verano pasado, mi amigo Casimiro, me viene con que tiene una boda de la hermana de Marta. -Marta es una prima suya, que fue hallada como se hallan los sarcófagos fenicios, de repente aparecio bajo casa de mi amigo con una maleta, y solo dijo “soy hija de, vengo a estudiar a Cádiz”. Y allí, con el pretexto de ser prima carnal se pasó los dos primeros años de la carrera, en la casa familiar de Casimiro-. Mi amigo acudió al banquete del enlace, y cuando ya sonaba la música más pachanguera y solo resistían los más bullangueros, con catorce copas encima Casimiro se dirigió a la novia y la felicitó por su enlace, a lo que ella respondió que quién era él, pues tu primo Casi, coño, encantado de conocerte, prima.

El día de Navidad, Casimiro siempre almuerza con un restaurante con la familia, que no es exigua. Por si acaso, siempre se reservan dos cubiertos de más: nunca se sabe si aparecerá un primo nuevo por allí.

En más de una ocasión le he preguntado a mi amigo que de dónde salen estos primos, él simplemente se ríe y se limita a decir que son nuevos primos. Yo ya he empezado a pensar que primo de Casimiro no se nace, se hace.

Advertisements