Prejuicios

Eres tú, y luego el mundo. Perdón: es tu sonrisa, tú, y luego el mundo; prioricemos.

De nuevas, abarcas poco espacio, no más que el de un dedal de vino corriente de hipermercado; te cuelas por una ínfima rendija de uno sin saber cómo ni por qué, y calas: ¡joder que si calas!

Un iceberg, eso es lo que eres. Uno (nosotros, los cadáveres) es una proa que avista una cara bonita -de raza, y carne de impostura- entre la mundana multitud, y no le echa más cuenta que el capitán del titánico barco al bloque helado. Colisiona, e irremediablemente se hunde en tus profundidades. Y descubre, descubre que no era un simple cubito de hielo lo que ahí flotaba: ahí sumergido hay un mundo con su propio ecosistema. “¿Y a mí qué la pija esta?”, se repite uno altanero -que ya tiene (uno) muchas letras y pelos-.  Pero te gusta, y te gusta más, y ya estás dentro, y ya no hay escapatoria: el mosquito está en la red. Ahora te arrumbará al estante cual soldadito de plomo de colección. Era tu porvenir natural.

Arrollas como un huracán tropical que no deja raíz ni techo alguno, como una guerra sin supervivientes: paseas alegremente y lanzas besos a tus cadávares con frivolidad, los que con tu sonrisa has dejado aniquilados uno por uno. La cuneta rebosa sangre derramada: tú, la vas esquivando mientras bailas, bailas y bailas con tus tacones blancos. Tienes el poder, y lo sabes, y lo paseas a tu antojo y capricho, como a tu cánido.

Inocencia de doble filo: “no me entero, o no me quiero enterar”. Sabes todo de todo, pero se supone que no sabes nada de nada. Disfraz de despiste. Daga siempre en la liga.

Frescura inmarcesible. Tienes la fuerza de mil primaveras que hacen al capullo devenir jazmín dichoso.Luego viene enero, que siempre marchita hasta el último rosal. Fuente que mana locura y vitalidad, que encandila hasta el más escéptico de tus futuros cadávares. Eres un racheado fuerte viento de levante, que te deja exhausto y trastornado; también eres evocador olor de azahar de noche, y brisa marítima del día. Eres el despertar del verso del poeta barato.

Tú y tus castillos en el aire. Tú y tu orden caótico, tú y tus predicciones impredecibles. Tu perfección imperfecta. Tu futuro milimétricamente calculado: castillos de arena a los que te gusta darle forma exacta a sus almenas, pero que sabes de sobra que se derrumbarán, los derrumbarás. Esa niña traviesa que da botes en la cama, eres tú.

Uno aún no ha podido calcular la longitud de tu sonrisa, es muy largo el peregrinaje de una comisura a otra.

Y esto no son más que los prejuicios de ese torpe que no ha sido capaz de formarse un juicio de ti.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s